Viajes

Burano, la isla de los colores en Venecia

burano-3_1[6]

Todas las guías recomiendan que, en tu viaje a Venecia, dediques uno o varios días a recorrer las pequeñas islas de la laguna veneciana: Lido, pequeña y acogedora; Murano, llena de tesoros de cristal; y Burano, una versión en miniatura de Venecia donde se respira una atmósfera más relajada y donde nuestros ojos quedarán fascinados ante una increíble explosión de colores.

Burano se halla a sólo 40 minutos en barco (el popular vaporetto) al norte de Venecia. Se trata de un antiguo pueblo de pescadores conocido desde la época medieval por la producción artesanal de telas de encaje.

burano-6[6]

Las primeras casas de Burano, que datan de la época romana, fueron construidas sobre palafitos, con paredes hechas con cañas tejidas y luego cubiertas con barro. Posteriormente fueron reemplazadas por casas hechas de ladrillos que los habitantes comenzaron a pintar con colores brillantes. Se cree que el objetivo de estos colores vivos y chillones era el de guiar a los pescadores de vuelta a casa entre los espesos bancos de niebla, tan frecuentes en esta zona del Adriático.

Lo que era un hábito con sentido práctico hoy es un poderoso reclamo para el turismo. Tanto es así que si alguien quiere pintar su casa en Burano debe enviar una solicitud al gobierno, que responderá informando de cuáles son los colores permitidos para cada caso, a fin de no romper con la estética general.

burano-1_1[2]

Los turistas, además de fotografiar las casas de colores y sus reflejos en los canales, no se van de Burano sin comprar alguna muestra de paño de encaje, la gran industria que dio prosperidad y fama a los buraneses hasta bien entrado el siglo XIX. Las piezas a la venta no son precisamente baratas, pero si muy bellas y elaboradas a mano de la misma forma que se hacía siglos atrás.

Fotos vía: isoladiburano.it

Escrito por Daniel Terrasa el 13 marzo, 2014 | ningún comentario
Etiquetas: , , , Viajes

Déjanos tu comentario