• Viajes

    Buitenschot: arte y jardinería para eliminar el ruido del aeropuerto de Amsterdam

    El aeropuerto Schiphol, situado unos 9 kilómetros al sur de Amsterdam, es el tercer aeropuerto más transitado de Europa y uno de los más concurridos del mundo. Cada año más de 63 millones de pasajeros pasan por aquí en alguno de los más de 400.000 vuelos que aterrizan o despegan hacia destinos de todo el mundo, a un ritmo de casi un vuelo por minuto. No hace falta decir que Schipol genera muchos ruidos y molestias en las poblaciones que hay a su alrededor, pero los holandeses han sabido resolver el problema con ingenio.

    Cuando los militares holandeses construyeron la pista de aterrizaje aquí en 1916, la situaron en un polder, es decir, una llanura ancha y plana antiguamente inundada y posteriormente drenada, como casi el 20% del territorio de Holanda. Con los años, el polder de Haarlemmermeer se convirtió en una de las zonas con mayor densidad de población del país. El ruido del aeropuerto se convirtió en un gran problema para los residentes, donde no había colinas ni obstáculos naturales que amortiguaran el sonido.

    ¿Cómo solucionar este problema? Las autoridades recurrieron a la ayuda de una famosa firma de arquitectos: H+N+S Landscape Architects y a la creativa mente del artista holandés Paul De Kort. Eso sí, la solución llegó casi por casualidad: en 2008, cuando los terrenos circundantes a las pistas fueron arados para realizar unos trabajos de paisajismo, los niveles de ruido descendieron de forma asombrosa.

    Fue entonces cuando se encargó a Paul De Kort la tarea de diseñar un dibujo de setos y zanjas al suroeste del aeropuerto, justo después del borde de la pista. Hoy se pueden ver150 surcos perfectamente rectos y simétricos separados por crestas de 2 metros de altura. Esta combinación de zanjas y crestas ha reducido los niveles de ruido a la mitad. De Kort basó su idea en las experiencias de un físico y músico alemán del siglo XVIII llamado Ernst Chladni, conocido como “el padre de la acústica”.

    El resultado de los trabajos de jardinería en el aeropuerto de Amsterdam Schiphol es un gran parque de 36 hectáreas llamado Buitenschot, donde hay trazados varios senderos peatonales y un carril bici. En el parque hay también una serie de esculturas y un estanque con forma de diamante.

    Fotos vía: Paul De Kort y H+N+S Landscape Architects.

    Escrito por Daniel Terrasa el 29 junio, 2017 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , , , , Viajes

    Déjanos tu comentario