Viajes

Buceando entre los restos del Don Pedro, en Ibiza

Los amantes del submarinismo tienen desde hace algunos años un aliciente más para viajar a Ibiza: la posibilidad de bucear y explorar los recovecos de un barco hundido, el Don Pedro, un buque de la naviera Iscomar que se hundió aquí el 11 de julio del 2007 tras chocar contra los traicioneros islotes de Es Dau Gros.

El desastre no tuvo las graves consecuencias de otros naufragios que todos recordamos: no hubo que lamentar víctimas salvo el propio barco y, aunque parte del combustible se vertió en el mar, éste pudo ser aislado y recogido sin que llegara a manchar las aguas de las playas cercanas. En cualquier caso, ese verano fueron cerradas por precaución mientras se realizaban los trabajos de limpieza.

De modo que ese día el Don Pedro, construido en los astilleros del puerto de Santander en 1982, formó a pasar parte de la larga lista de pecios que descansan bajo las aguas de las Baleares desde la época de fenicios y romanos.

Pasó el tiempo y las autoridades decidieron no reflotar los restos del malogrado buque. Era demasiado costoso y ya no representaba ninguna amenaza para el medio ambiente. Así que, haciendo de la necesidad virtud y casi sin querer, este lugar se convirtió en una atracción turística de primer nivel, y es que el del Don Pedro es el mayor pecio en Europa que se ajusta a los límites de profundidad del buceo recreativo. Dentro de la desgracia, una verdadera suerte, porque cada año son más los submarinistas aficionados que se bucean alrededor del viejo casco del Don Pedro, colonizado por algas y moluscos de diversos tipos que han hecho de él su hogar.

La inmersión debe hacerse siempre a través de alguno de los centros de buceo certificados de la isla. No es el Titanic, pero sí lo más parecido que podemos encontrar en nuestras costas.

Fotos vía: ultimahora.es

Escrito por Daniel Terrasa el 6 julio, 2012 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , , , , Viajes

Déjanos tu comentario