Curiosidades, Viajes

Buceando en los restos de un avión de la II Guerra Mundial

Frente a las costas de la localidad de Kas, en la región de Licia en Turquía, se encuentra uno de los destinos más codiciados por los amantes del submarinismo en todo el Mediterráneo. Allí, a 70 metros bajo la superficie, además de peces de colores y bellos paisajes submarinos descansan los restos intactos de un avión de la II Guerra Mundial, un fantasma del pasado cubierto de algas.


La “nave hundida” es un Douglas Dakota DC-3 de 65 metros de largo, que fue utilizado como un transporte de paracaidistas del ejército británico. Pero no llegó hasta el fondo del mar tras haber sido derribado en combate sino que fue hundido deliberadamente en julio de 2009 para potenciar el turismo de buceo.

Habitualmente los pecios se convierten con el tiempo en arrecifes artificiales de gran interés para los buceadores. La originalidad del pecio de Kas es que se trata de un avión de guerra, depositado en el fondo con las ruedas apoyadas sobre el lecho marino, como si estuviera a punto de despegar.

El avión tiene envergadura de 30 metros y proporciona refugio a una gran variedad de fauna marina. Camarones, barracudas e incrustaciones de coral rojo son parte de este vecindario submarino que habita en el avión sumergido.

El primer Douglas DC-3 fue construido en el Reino Unido en 1935 y fue uno de los modelos de aviones más exitosos de su época, con 13.000 unidades producidas. La variante militar utilizada por las fuerzas aliadas, a la que pertenece este avión, fue construida en el año 1945.

Fotos vía: Mediavia

Escrito por Daniel Terrasa el 7 septiembre, 2014 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , , Curiosidades, Viajes

Déjanos tu comentario