Viajes

Berlín… ¿Qué queda del Muro?

Paredes deterioradas, pintadas y murales, ramos de flores y fotografías de algunos de las casi 200 personas que murieron abatidas por los disparos de la guardia fronteriza intentando pasar de un lado a otro. Es lo que queda en pie del infame Muro de Berlín, símbolo de la división de Alemania, pero también la de Europa y del mundo entero, durante la Guerra Fría. Una visita emotiva y muy interesante en nuestro viaje a la Berlín actual, curada de los traumas del pasado, moderna y dinámica.

Grupos de turistas curiosean por las escasas secciones del viejo Muro que permanecen en pie. Hay quien juega a simular el salto que a muchos ciudadanos de la RDA, desesperados y sedientos de libertad, les costó la vida. Otros se conforman con mirar por las grietas  y levantar la vista ante las siniestras torres de vigilancia, hoy abandonadas.

Este mes de agosto se cumplen 51 años de su construcción. El “muro de la vergüenza” fue levantado por las autoridades soviéticas de Alemania Oriental en agosto de 1961 para frenar el goteo de emigrantes hacia el sector occidental. Un muro gris de casi 120 kilómetros de longitud vigilado día y noche.

De lo poco que queda hoy en pie destaca el famoso Checkpoint Charlie, donde tropas soviéticas y norteamericanas estuvieron a punto de chocar y desencadenar un conflicto armado de imprevisibles consecuencias durante las obras de construcción del muro, y también el sector de Bernauer Strasse, donde se levanta hoy el monumento a los caídos.

El Muro de Berlín cayó entre el 9 y el 10 de noviembre de 1989, marcando el fin de una época, la de la Europa dividida y el Imperio Soviético, e iniciando otra nueva, con una Alemania unificada y poderosa de nuevo. Si viajas a Berlín, no pierdas la oportunidad de pasear por uno de los capítulo más tristes y apasionantes de la historia europea del siglo XX.

Fotos vía: faz.de

Escrito por Daniel Terrasa el 19 agosto, 2012 | 2 comentarios
Etiquetas: , , , , , Viajes

Salvar el Muro de Berlín | 8 de marzo de 2013 | 10:11 am

[...] En los años 90, todo el que viajaba a la capital alemana quería llevarse a casa de recuerdo un pedazo del Muro. Los vendedores de reliquias hicieron su agosto vendiendo trozos de ladrillo (falsos o auténticos) a precios de oro. Pronto no quedó rastro de él, así que las autoridades decidieron conservar un pequeño tramo que pronto se convirtió en una atracción turística más de la ciudad (ver Berlín: ¿qué queda del Muro?). [...]

[...] Muchos turistas se conforman con visitar el Checkpoint Charlie de Berlín y los restos del Muro, aunque si en realidad buscamos recuerdos reales de aquellos años, éste es el lugar donde los [...]

Déjanos tu comentario