Viajes

Bélgica: la tierra de las mil y una cervezas

Para los amantes de la cerveza viajar a Bélgica es poco menos que pisar el paraíso. Este pequeño país europeo puede presumir de poder ofrecer una variedad casi infinita de cervezas, de todo tipo y para todos los gustos. Y cada una de ellas debe beberse en su propio vaso, de otro modo perdería sus cualidades, su aroma y su sabor.

Se estima que hay casi 20 fábricas de cervezas en todo el país, algunas de ellas absolutamente artesanales y de producción muy reducida. Eso hace que cuando entremos en algún no sea suficiente con pedir una cerveza sino más: hay que mirar el menú y elegir con cuidado, pues hay algunas de altísima graduación.

Pero si además de saborear esta bebida de dioses quieres adentrarte en el mundo de la cerveza belga y descubrir sus secretos, no hay más remedio que lanzarse a recorrer la ruta de las abadías:

La Ruta de las abadías de la cerveza

Desde la época medieval son muchas las abadías en Bélgica, ya sea en Flandes o en Valonia, que se dedican a la elaboración de la cerveza artesanal. En ellas encontraremos muchas variedades que no se comercializan en las tiendas.

Dentro de la amplísima lista de abadías belgas tienen un papel destacado las abadías trapenses que guardan recetas antiguas procedentes de los monjes cistercienses. Estas son algunas de las que se deben ver, aunque en algunas es necesario concertar la visita:

  • Notre-Dame d’Orval, donde además de su famosa cerveza se produce también un magnífico queso.
  • Les Rocs, donde se producen tres cervezas naturales de diferente graduación muy populares en el país.
  • Val Dieu en Aubel, en la provincia de Lieja, un lugar además de gran belleza.
  • Floreffe, la abadía más antigua del país, fundada en el año 1121.
  • Saint Gérard de Brogne, una de las mecas gastronómicas de Bélgica, en las Ardenas.

Además de esta ruta, un buen cervecero disfrutará como un niño en alguno de los numerosos festivales que se celebran a lo largo del año en torno a esta bebida. Los más populares son el BAB Bierfestival de Brujas, en febrero, la Semana de la cerveza belga de Hasselt, en noviembre, y sobre todo la Géroublonnade de Gérouville, durante el segundo fin de semana de julio, una deliciosa cita con la gastronomía y la cerveza belga.

Fotos vía: Le Soir

Escrito por Daniel Terrasa el 20 noviembre, 2014 | ningún comentario
Etiquetas: , , , Viajes

Déjanos tu comentario