Curiosidades, Reportajes

Batallitas (II): actos principales de las Fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy

santjordiet

Queda una semana para que los alcoyanos se lancen a la calle con motivo de sus fiestas. Y estamos que no nos aguantamos de nervios. Ya tenemos listas las bolsas de confeti y serpentinas. El resto, sale siempre solo. Hoy volvemos con otra crónica de las Fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy centrada en sus actos principales. Os va a encantar el recorrido por la parte más guerrera de la ciudad alicantina.

Segunda entrega de Batallitas:

A las diez y media de la mañana se realiza la Entrada de Cristianos, encabezada por la filà que ostenta el Capitán y que representa la llegada de las tropas enviadas por el rey Jaime I El Conquistador (Jaume I El Conqueridor) para la defensa de la ciudad. Esta entrada de los defensores de la cruz se acompaña de marchas cristianas de ritmo bélico y marcial. Por la tarde, a partir de las cinco, y siguiendo el mismo esquema que en la Entrada de Cristianos, se realiza la Entrada de Moros, fastuoso desfile de las tropas musulmanas, que, al ritmomás oriental de las marchas moras, simbolizan las tropas (musulmanas) que asediaron la ciudad en 1276.

El día 23 se inicia a las nueve de la mañana, con la Segunda Diana, acto semejante a la Diana del día 22, pero dedicada especialmente a los niños. A las once se celebra la procesión de la Reliquia, en que, acompañada por todos los cargos festeros, la Asamblea General de la Asociación de San Jorge y las autoridades, se muestra la reliquia de San Jorge, que consta de unas falanges de los dedos y que fue donada por la catedral de Valencia. En esta procesión se da la primera oportunidad de ver a Sant Jordiet, el niño que encarna en su infantil inocencia al patrono de la ciudad y que concita todo el fervor popular. Finalizada la procesión se oficia la Misa Solemne, en la parroquia de Santa María, interpretándose la Misa a Sant Jordi, del compositor Amando Blanquer. Por la tarde se celebra la Procesión General, en la cual todas las filaes acompañan la imagen ecuestre de San Jorge, al tiempo que sale otra vez la Reliquia, precedida por el niño Sant Jordiet. A última hora del día, sobre las once y media, se hace la Retreta, acto lúdico y festivo, para disfrute de festeros y público.

El 24 es el día del alardo o batalla. A las 10 y media de la mañana llega al castillo, instalado en la Plaza de España, un estafeta moro, llevando un mensaje solicitando la rendición de los defensores cristianos. El mensaje es rechazado y tiene lugar la Embajada Mora, en que el embajador musulmán intenta convencer a los cristianos para que dejen la villa. No hay acuerdo y estalla la batalla de arcabucería, disparándose salvas de pólvora. La mañana termina con el triunfo del bando moro, que consigue tomar el castillo al asalto, haciendo ondear la bandera de la media luna en los más alto del torreón. Por la tarde, a las cuatro y media, se reproducen los mismos actos, pero en sentido contrario. Esta vez es el estafeta cristiano el que lleva el mensaje y el Embajador Cristiano quien intenta convencer a los musulmanes para que retornen la villa. No hay acuerdo y se reanuda la batalla de arcabucería, pero esta vez con el trinfo cristiano, que será definitivo. Terminada la batalla, los cargos festeros, el niño Sant Jordiet y la Asamblea General de la Asociación de San Jorge (entidad que organiza la Fiesta y promueve el culto al Santo), se dirigen a la iglesia de San Jorge, para hacer el acto de Acción de Gracias, valorando ante el Insigne Mártir la ayuda a su pueblo, el haber podido celebrar la Fiesta en su honor y pedirle que jamás se deje de hacerlo.

Déjanos tu comentario