• Viajes

    Bagnoregio, el pueblo que muere

    Considerado uno de los pueblos más bonitos de Italia, Bagnoregio es también conocido como “el pueblo que muere”. Y así es: se levanta sobre una colina cuyos cimientos son socavados sin descanso por la erosión del agua procedente de dos torrentes. Aún hay tiempo para visitar esta maravilla, antes de que un día desaparezca para siempre.

    La larga historia de Bagnoregio, situado en el corazón del valle del Tíber, se inició hace 2.500 años, cuando los etruscos fundaron esta localidad a unos 120 kilómetros de distancia de Roma. Hoy muchos personajes adinerados de la capital italiana tienen aquí su segunda residencia, aunque no sobre la colina, condenada a morir antes o después.

    Sobre ella, en lo que se llama Civita di Bagnoregio, se asientan las viejas casas medievales, habitadas por unas pocas familias. Las paredes se agrietan y las puertas crujen, pero desde sus ventanas y balcones se disfruta una de las más espectaculares vistas de la región del Lazio.

    Para el visitante, penetrar en el corazón de Bagnoregio supone una experiencia emocionante. Accesible solo a través de un puente peatonal, la ciudad vieja es un laberinto de calles estrechas impregnadas de una atmósfera medieval genuina. La antiquísima Catedral (del siglo VII) domina el panorama.

    Resulta frustrante saber que todo este fabuloso conjunto está herido de muerte sin remedio. Recientes estudios geológicos han demostrado que en el último siglo la altura de Civita di Bagnoregio ha disminuido más de 25 centímetros, aunque el ritmo se ha acelerado de forma alarmante en las ultimas décadas. Lenta pero inexorablemente, los palacios y edificios de Bagnoregio se irán desmoronando sin que se pueda hacer nada por ellos.

    Fotos vía: Corriere della Sera

    Escrito por Daniel Terrasa el 30 enero, 2017 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , Viajes

    Déjanos tu comentario