Viajes

Arte en los arrozales de Inakadate

Desde el año 1993 los agricultores de Inakadate, en la prefectura japonesa de Aomori, diseñan espectaculares dibujos gigantes en los arrozales que rodean la localidad. Arte a gran escala. Pero todavía más espectacular es el proceso de elaboración, lento y minucioso, que usan los campesinos-artistas de esta región de Japón  para cerar estas maravillas. Y también lo es la historia que hay detrás.

Hay que remontarse veinte años atrás, cuando el pueblo estaba a punto de desaparecer:  una imparable disminución de la población, una deuda aplastante y la imparable caída de los ingresos del sector agrícola. El último intento de salvar la economía del pueblo con la construcción de un parque de atracciones temático centrado en la prehistoria nipona se saldó con un sonoro fracaso en los años 80, multiplicando la deuda municipal.

No se sabe cómo empezó pero lo cierto es que a un grupo de agricultores se les ocurrió sembrar arroz de diferentes colores que, al crecer, dibujaban manchas y formas geométricas sencillas en el momento de la cosecha. La idea fue evolucionando y los diseños se volvieron cada vez más complejos. Así, con los años en Inakadate se han podido ver figuras históricas gigantes de Napoleón o Marilyn Monroe, así como de otros iconos japoneses tradicionales, sobre sus extensos arrozales.

El arte en los arrozales fue la solución a los problemas económicos del puueblo, gracias a la popularidad que obtuvieron estas curiosas obras artísticas, la cual no ha dejado de crecer hasta hoy. Tanto es así que las autoridades instalan cada verano grandes plataformas en los campos y caminos para que los visitantes puedan admirar la belleza de estos diseños en todo su esplendor. Y lo más llamativo: todo es gratis. Los turistas simplemente realizan sus donaciones de manera voluntaria. Estamos en Japón, obviamente.

Los trabajos empiezan en invierno, después de la cosecha, cuando llega la época de la siembra. Los diseños se dibujan primero en un ordenador y en la siembra participan cientos de voluntarios, que plantan estacas de arroz que ha sido modificado genéticamente para producir una variedad de colores. Cada año la belleza y espectacularidad de los arrozales de Inakadate se supera, y cada año son más los que visitan este lugar.

Fotos vía: viajarasia

Escrito por Daniel Terrasa el 10 julio, 2015 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , Viajes

Déjanos tu comentario