• Sin categoría

    Arabia Saudí, el país del Oro Negro

    Arabia Saudí sería un país yermo y desolado con la mitad de su territorio ocupado por Rub al Jali, uno de los desiertos más terribles del planeta. Sin embargo, bajo las arenas ardientes se esconde la segunda mayor reserva de petróleo del mundo. Es el Oro Negro que se extrae en sus interminables campos petrolíferos el que hace que este sea un país inmensamente rico.

    Viajar a Arabia Saudí no está al alcance de cualquiera. En realidad no existe actividad turística como nosotros la entendemos en este país, salvo la de los que peregrinan a la ciudad santa de La Meca. Para acceder al país se necesita un visado que sólo se otorga para negocios, trabajo o visitas a familiares después de pasar una verdadera odisea burocrática.

    Y sin embargo muchos ciudadanos extranjeros viven y trabajan allí, también muchos españoles, auténticos privilegiados que pueden disfrutar del espectáculo salvaje y sobrecogedor del desierto, antes recorrido por las caravanas de camelleros y hoy perforado sin piedad y atravesado por oleoductos que se pierden en el horizonte.

    Lógicamente, Arabia Saudí basa toda su economía en el petróleo y el gobierno mantiene un fuerte control sobre las principales actividades económicas del país. Entre todos sus campos de extracción destaca el Campo Ghawar cuya extensión es de 280 x 30 km y está considerado el más grande del mundo. Se cree que bajo sus dunas hay unos 70.000 millones de barriles de crudo.

    Una decena de oleoductos tejen una red que cruza el desierto desde los campos hacia los puertos saudíes del mar Rojo y del Golfo Pérsico, llevando el oro negro que mueve la economía mundial a las refinerías de todos los continentes.

    Fotos vía: heatingoil.com

    Escrito por Daniel Terrasa el 23 diciembre, 2012 | ningún comentario
    , Sin categoría

    Déjanos tu comentario