Viajes

Año nuevo en Roma: chapuzón en el Tíber

o_1325822768

Son famosos los saltos de esquí de año nuevo, que los espectadores de todo el mundo, un poco aturdidos por la resaca de la fiesta de fin de año, ven por televisión cada 1 de enero. Menos famosos son los saltos que realizan los romanos este día en aguas del Tíber, un gélido chapuzón (o como lo llaman en Roma, un tuffo) que es ya un clásico del primer día del año en la capital de Italia.

En el frío de la mañana numerosos turistas y curiosos se acercan a las inmediaciones del Puente Cavour para seguir de cerca a los valientes saltadores que, de forma acrobática y vistosa, se lanzan a las aguas del río, siguiendo fielmente una costumbre con casi 70 años de tradición.

Una tradición con 70 años

mister_ok_ultimo_tuffo--400x300Y es que para buscar los orígenes de estos saltos de año nuevo en la Ciudad Eterna tenemos que remontarnos al 1 de enero de 1946, a la gris Roma de la postguerra inmortalizada en las películas neorrealistas de Rossellini.

Aquel día un socorrista desempleado se tiró al río desde el puente tan solo para demostrar sus habilidades profesionales y, quién sabe, conseguir un trabajo. Desde entonces y a lo largo de todo este tiempo otros saltadores le han imitado en esta forma tan peculiar de dar la bienvenida al nuevo año.

Los que asisten en directo a los saltos lanzan exclamaciones de admiración al ver a los saltadores zambullirse en las aguas frías (y no precisamente limpias) del Tíber. Además, esta actividad puede ser peligrosa, pues la profundidad del río varía mucho y depende del régimen de lluvias y muchos otros factores.

Pero eso no amedrenta a los saltadores, capaces de esperar un año entero para saltar al Tíber desde el Puente de Cavour para cumplir una promesa, desafiarse a sí mismos o por pura diversión. En todo caso un clásico de año nuevo para no perderte en Roma.

Fotos vía: lastampa.it

Escrito por Daniel Terrasa el 1 enero, 2014 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , , , Viajes

Déjanos tu comentario