Viajes

Alghero, el alma catalana en Cerdeña

Cuatro siglos bajo dominación catalano-aragonesa lograron imprimir a la ciudad de Alghero, en Cerdeña, un carácter muy especial, diferente al del retso de ciudades sardas e italianas. Y es que esta aldea de pescadores convertida en una formidable fortaleza costera es también L´Alguer, la única ciudad de Italia donde todavía se habla catalán con reminiscencias medievales.

Alghero es uno de esos lugares del sur de Europa que todavía conserva intacta su esencia mediterránea, lo cual la convierte en el destino perfecto para unas vacaciones para disfrutar, descansar y descubrir.

El paseo ha de comenzar por las poderosas murallas de la ciudad, con sus poderosos bastiones y sus grandes torres como la de Porta Terra (antigua Porta dels Hebreus) que hoy acoge exposiciones de arte y muestras municipales, o la Porta di San Giovanni.

El paseo marítimo se divide en dos tramos: el lungomare Marco Polo y el lungomare Magellano, separados por el bastión de La Maddalena que conduce al puerto, una amplia explanada donde se realizan conciertos en verano.

Intramuros encontramos estrechas y serpenteantes callejuelas rotuladas en italiano y catalán, salpicadas de comerciso tradicionales y restaurantes familiares. Por ellas llegamos al Duomo, al Palazzo d´Albis o a la Casa Doria, joyas renacentistas y barrocas que le dan un toque suplementario de elegancia a una ciudad ya de por sí hermosa.

La mejores y más genuinas compras hay que hacerlas en la Piazza Civica, donde cada último sábado de mes tiene lugar un colorido mercado. También en Via Roma y Via Carlo Alberto. Aquí hay que comprar el típico pan sardo, el carasau, los vinos de la tierra o el turrón sardo, además de objetos de orfebrería y otros productos típicos de artesanía.

Por último, hay que probar la gastronomía local, donde pescados y mariscos son protagonistas, y disfrutar de un café en alguna terraza del puerto, dejándonos cautivar por la belleza del Mediterráneo.

Fotos vía: sardegna.com

Escrito por Daniel Terrasa el 4 agosto, 2012 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , Viajes

Déjanos tu comentario