• Viajes

    Abu Simbel, una historia colosal

    Egipto y sus maravillas arqueológicas. En las viejas fronteras de Nubia, a 230 km. al sur de Asuán los faraones del Imperio Nuevo construyeron los impresionantes templos de Abu Simbel que hoy podemos admirar en todo su esplendor, aunque no en su ubicación original, ya que en la década de los años 60 fueron trasladados  pieza a pieza en un esfuerzo titánico para impedir que quedaran ocultos para siempre bajo las aguas del lago Nasser, que el joven estado moderno egipcio estaba a punto de inaugurar.

    Viajamos 3.200 años atrás en la Historia. El faraón Ramses II acaba de derrotar a los hititas en la batalla de Kadesh, Siria. Para conmemorar la victoria, manda levantar una serie de templos en la remota región de los nubios, en el lejano sur, para transmitirles el mensaje de su poder y grandeza. El mismo mensaje que reciben aun hoy todos los que visitan el lugar.

    Una magnífica fachada casi cuadrada de 33 metros de altura donde cuatro grandes figuras sedentes esculpidas en la roca custodian la entrada. Todas ellas representan la efigie de Ramses II, gigante y poderoso. Una maravilla que permaneció oculta bajo las arenas del desierto hasta que el explorador suizo Johann Burkhardt la descubrió en 1813.

    Años después, los planes del estado egipcio de crear una gran presa en Asuan que inundaría parte del valle creando el lago Nasser suponía anegar completamente el área donde se encontraban los templos. Había que salvar a Abu Simbel y casi todos los países del mundo desarrollado se rascaron el bolsillo para financiar un ambicioso proyecto de reubicación de estos tesoros del pasado.

    Los impresionantes trabajos se desarrollaron entre 1964 y 1968. En este periodo de tiempo los templos fueron trasladados piedra a piedra, teniendo que recurrir a cortar los grandes monumentos en enormes piezas para ser reconstruídos a una distancia de apenas 200 metros, en una posición más elevada a salvo de las aguas del lago.

    Se puede decir que los trabajos de traslado fueron tan “faraónicos” como los que supusieron su edificación en tiempos de Ramses II. El resultado es el que hoy vemos cuando viajamos al sur de Egipto y que sigue asombrándonos de la misma manera que debió hacerlo con aquellas tribus de nubios del desierto hace tres mil años.

    Fotos via: catai.es, taringa.net

    Escrito por Daniel Terrasa el 20 diciembre, 2011 | 2 comentarios
    Etiquetas: , , , Viajes

    VacaZionaViajes (@VacaZionaViajes) | 21 de diciembre de 2011 | 8:48 am

    Abu Simbel, una historia colosal http://t.co/9qTO1e7P vía @canalviajes

    La magia de la luz del Templo de Ramsés II en Egipto | 25 de octubre de 2014 | 11:54 am

    […] templos de Abu Simbel, declarado Patrimonio Mundial de la Unesco, fueron desenterrados de las arenas del desierto a […]

    Déjanos tu comentario